Nace en el Corazón de DIOS PADRE un Llamado a Cumplir un Oficio Apostólico a una Familia Promedio, la familia Bechara Calderón, en el 2002.

El 11 de Enero de 2003 empezamos nuestro 1er culto de adoración y alabanza en la Escuela de Cosmetología Ma. Eugenia Ballestas, después de 3 meses de haber empezado en obediencia al SEÑOR somos injertados por el ESPÍRITU SANTO en la Red Apostólica del Rodadero, bajo la cobertura de los Apóstoles Jorge y Ana Ma. Muelle. En ese entonces el ministerio se llamaba Centro de Avivamiento Apostólico Para las Naciones

Luego por un movimiento Divino en Enero del 2010, nuestro nombre es cambiado por TIERRA FÉRTIL, es a partir de ese año en el que entramos en una dimensión espiritual diferente y empieza el SEÑOR a hacer cosas especiales, el 11 de Enero del 2010 oficialmente comienza la IGLESIA APOSTÓLICA TIERRA FÉRTIL, ya que somos un lugar donde se da una fructificación particular e integral en todos aquellos que siembran en lo espiritual, físico, financiero y principalmente porque así nos llamó el Padre Celestial él nos dijo:

Por eso he descendido para rescatarlos del poder de los egipcios, sacarlos de Egipto y llevarlos a una Tierra Fértil y espaciosa. Es una Tierra donde fluyen la leche y la miel, la Tierra donde actualmente habitan los cananeos, los hititas, los amorreos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos. (Éxodo 3:8)
Hasta el lugar desolado y el desierto estarán contentos en esos días; la tierra baldía se alegrará y florecerá el azafrán de primavera. Así es, habrá abundancia de flores, de cantos y de alegría. Los desiertos se pondrán tan verdes como los montes del Líbano, tan bellos como el monte Carmelo o la llanura de Sarón. Allí el Señor manifestará su gloria, el esplendor de nuestro DIOS. Con esta noticia, fortalezcan a los que tienen cansadas las manos, y animen a los que tienen débiles las rodillas. (Isaías 35:1-3)
Pero otras semillas cayeron en Tierra Fértil. Estas semillas crecieron, ¡y produjeron cosecha que fue cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!». Después de haber dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda». (Lucas 8:8)

Una de las características de nuestro ministerio es la formación del carácter en el ser humano, desarrollando, activando y empoderando a los hijos de DIOS, de tal manera que ejerzan un liderazgo con el fruto de mujeres y hombres que hacen parte del Reino de los Cielos; acompañados de manifestaciones visibles del poder sobrenatural de DIOS.

En la actualidad hacemos parte del Concilio de las Asambleas de Dios, una Organización Mundial que Agrupa Congregaciones y Ministerios Cristianos que Predican el Evangelio Completo de JESUCRISTO.